Diario Metacognitivo

El diario metacognitivo, o la metacognición en el diario del aprendiz, consiste en reflexiones diarias sobre el proceso de un trabajo o proyecto relacionados sobre sus logros, dificultades y fracasos con aproximación a las posibles causas. El diario le al alumno la oportunidad de involucrarse en una experiencia de autoanálisis haciendo preguntas básicas que pueden ayudar en el desarrollo de sus proyectos: ¿qué he aprendido de nuevo con esta tarea o después de esta sesión de clase?, ¿cómo lo he aprendido? y ¿qué sentimientos me ha despertado el proceso de aprendizaje? O sea, es un diálogo con uno mismo donde se aprende de los propios procesos mentales.

En el caso de los Portafolios de Aprendizaje Artcom la metacognición se utiliza como proceso, donde el alumno utiliza procedimientos de supervisión y de regulación en la actividades que desarrolla al enfrentar una tarea de aprendizaje. Éste es un conocimiento procedimental: “saber cómo”. Por ejemplo, saber seleccionar una estrategia para la organización de la información y estar en condiciones de evaluar el resultado obtenido.

Para hacerlo, el alumno debe seleccionar una clase (diario de forma general) o un proyecto específico dentro de una clase que lleva (un tema o proyecto) y durante un determinado período de tiempo ir registrando el aprendizaje en el proceso, haciendo una autoreflexión y autovaloración estableciendo conexiones con lo adquirido en otro aprendizaje y en otros contextos. Se puede seleccionar libremente el contenido de las reflexiones; o de otra forma, utilizar algunas preguntas para ayudar a organizar las reflexiones.

Algunas preguntas que el alumno puede al llevar el diario de un tema o clase o proyecto específico:

Otras preguntas mas:

  • ¿Sobre qué aspectos de los tratados hoy me gustaría saber más?
  • ¿Qué dificultades he encontrado hoy para adquirir lo que se ha trabajado?
  • ¿Qué críticas hiciero a mi trabajo?
  • ¿Cómo reaccioné a las críticas realizadas?
  • ¿De lo discutido en clase que es lo que tengo ahora más claro?
  • ¿Cómo ha sido mi participación en la sesión de hoy?
  • ¿Me siento satisfecho o satisfecha de la sesión de hoy?

Al llevar a cabo un diario metacognitivo enfocado en un proyecto desarrollado durante un determinado tiempo uno puede ir registrando los avances, problemas, críticas y soluciones implementadas para contornar posibles obstáculos encontrados hasta llegar al producto final terminado.