Sibia Aguilar

 

 

 

Sibia portafolio

Hola, mi nombre es Sibia Aguilar, nací un día miércoles catorce de septiembre de mil novecientos noventa y cuatro en la ciudad ferrocarrilera de Matías Romero, Oaxaca. Mi familia se conforma por mis padres Venustiano Aguilar y mi difunta madre Juanita Antonio Gómez a quienes amo profundamente, mis hermanas Dulce Karina (mayor) y Giovanna Stephany (menor, apodada Japity) también soy amante de los animales y socio- donadora en Greenpeace para la conservación del medio ambiente.

En el Colegio Istmo cursé mis estudios de primaria, secundaria y preparatoria, para posteriormente trasladarme en el 2012 a la universidad de Montemorelos, donde me matriculé en la carrera de Comunicación y Medios. En el 2014 mi proyecto académico se  vio interrumpido por asuntos familiares que no me permitieron regresar, pero en agosto del 2016 continué con este sueño hasta la fecha gracias a Dios.

Nací y crecí en el seno de la Iglesia Adventista Del Séptimo día, siendo bautizada por mi padre un diecisiete de enero del 2005. Mi vida siempre se ha sido entorno a la iglesia y el servicio por medio de los dones que Dios me otorgó; me encanta cantar y me emociona cuando me dan participaciones en las sociedades de Jóvenes como ejercicios bíblicos, dinámicas o matutinas, porque es ahí donde puedo expresar mi creatividad y dinamismo.

Muchas veces la timidez se ha apoderado de mi que me ha impedido realizar actividades que eran muy normales para mi como: facilidad para hablar en público, socializar y conocer amigos (es por eso que algunas personas me perciben un tanto chocosa, no es por eso, solo es mi timidez). Esto muchas veces se ha convertido en una flaqueza, pero estoy recibiendo orientación y sé que con la ayuda de Dios todo volverá a su lugar.

Mis fortalezas son las ganas que tengo de salir adelante y la confianza en Dios, ya que sin el no soy nada.

Definitivamente tengo muchos errores en los cuales estoy trabajando en colaboración con Dios, es por eso que diario le pido que cumpla su misión y propósito en mi. Quiero dedicar mi vida y mis dones a Él, siendo misionera en la ventana 10/40 o en cualquier otra parte que el desee.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *