Reporte de lectura 13

En la parte anterior del libro ya se había hablado un poco de no caer en lo extremo a la hora de tratar de introducir una reforma en los hábitos alimenticios. Hay personas que como en la religión se van al lado extremo de las cosas sin darse cuenta que en vez de dar a conocer el mensaje, perjudican ese cambio que tratan de hacer en los demás, además de que ellos mismos no ven sus malos hábitos. Algo que pasa frecuentemente al tratar de introducir la reforma de alimentos, es que la regulación de los alimentos se traduce en el bajo consumo de los mismos; es decir que piensan que las recomendaciones de comer a horas correctas y balanceadamente prohíbe que se coman alimentos con variedad que son vitales para el buen funcionamiento del cuerpo. Es muy importante mantener el equilibrio y la diversidad entre los distintos grupos de alimentos para lograr una alimentación adecuada. Lo más importante es sentirse bien sin hacerse un mártir por el hecho de no comer como todos lo hacen.

Referencia APA del texto consultado: White, E. (XXXX). “Consejos sobre el régimen alimenticio”, México: Mission Projects Inc.

Reporte de lectura 12

El ayuno es una práctica que podría ayudarnos a controlar todas la demás tentaciones. Desde el principio Adán y Eva fueron tentados con alimentos y su falta de temperancia los llevó a caer; pero es en el ayuno donde la mente puede pensar más claramente ya que mucho más oxígeno está en función de las tareas del cerebro. Un gran ejemplo de ayuno es la historia de Jesús en el desierto, el ayunar 40 días y después ser tentado por el enemigo es algo realmente difícil de superar. Pero en el ayuno podemos encontrar también la oportunidad para despejarnos de los placeres carnales y recibir claramente los mensajes de Dios. Cuando lleguen los últimos días será necesario el ayuno para que Dios imparta sus mensajes con claridad. El ayuno es también un gran cooperador a la recuperación durante la enfermedad.

Referencia APA del texto consultado: White, E. (XXXX). “Consejos sobre el régimen alimenticio”, México: Mission Projects Inc.

Reporte de lectura 11

Nuestro organismo está diseñado inteligentemente para que tratándola de una forma correcta funcione muy bien. Se ha mantenido la costumbre en muchos hogares de tomar el desayuno como la comida más liviana del día y la cena con más contenido calórico. Entre las comidas se debe dejar descansar el sistema digestivo por los menos 5 horas y no se debiera consumir más de 3 comidas al día, lo más recomendable son 2 ya que en la última comida casi siempre queda muy poco tiempo antes de ir a dormir y esto provoca que no dejemos a nuestro cuerpo descansar. El consumir solo dos comidas al día es una ventaja que puede evitar que tengamos enfermedades relacionadas con los hábitos alimenticios, sabiendo que son muchas.

Referencia APA del texto consultado: White, E. (XXXX). “Consejos sobre el régimen alimenticio”, México: Mission Projects Inc.

Reporte de lectura 10

Desde el principio del nuestro mundo, la falta de dominio propio ha cambiado nuestra historia. Podemos preguntarnos qué fue lo que llevó a Eva a consumir el fruto de aquel árbol prohibido. A partir de ahí, la tendencia de ser intemperantes con los alimentos crece cada vez más y vemos en la Biblia ejemplos en donde se habla de la perdición de un pueblo, en muchas ocasiones se menciona el comer en exceso dentro de los problemas. Hemos visto que el diseño de Dios desde el principio era perfecto  pero el pecado nos corrompió y es muy difícil enfrentar costumbres de cualquier tipo que nos lleven a comer desmedidamente.

Si predicamos sobre la salud, debemos practicarla; no podemos hablar de algo que no hemos experimentado; además de que si no consumimos alimentos con medida nuestra mente se embota. El temor a Jehová es el principio de la sabiduría y es el mismo que nos llevará a controlar nuestros deseos.

White, E. (XXXX). “Consejos sobre el régimen alimenticio”, México: Mission Projects Inc.

 

 

Reporte de lectura 8

Cuando Dios creó la tierra ya tenía todo planeado; un punto muy importante fue saber cómo se alimentaría el ser humano. Mientras Adán y Eva estuvieron en el jardín del Edén, tuvieron que seguir un plan específico para poder alimentarse. Ya sabemos la historia de cómo cayeron justamente con un fruto. Al salir del jardín la alimentación cambió un poco pero siempre hubo algo en común: Dios quiere que consumamos lo que él nos preparó; y como lo que Dios prepara es excelente, la mejor manera de consumir los alimentos es en su forma más sencilla. Entre más condimentos consumamos, se pierde más la esencia de lo que Dios nos dejó, aunque el pecado tristemente lo corrompa. Cuando saturamos nuestro estomago con grasas y condimentos, provocamos que toda la energía se gaste en el procesamiento de los alimentos.

Con el paso del tiempo y con el desgaste que han tenidos nuestros cuerpos relacionados con el tema de la alimentación; tantas enfermedades y problemas que nos podríamos evitar fácilmente, pero la naturaleza pecaminosa nos lleva a consumir alimentos dañinos y no solo a eso sino que nos olvidamos del plan de salud que Dios dejó para nosotros.

White, E. (XXXX). “Consejos sobre el régimen alimenticio”, México: Mission Projects Inc.

Reporte de lectura 7

Aunque se sabe de la influencia de la televisión sobre niños y adolescentes, se quiso llegar más a fondo investigando qué material es más duradero; el visual o el auditivo. Se comprobó que las imágenes son las que permanecen más tiempo en la memoria de los niños; o simplemente, recuerdan más componentes visuales que auditivos.

Es preocupante sabe que muchas veces el material audiovisual de la televisión, invade el espacio que ha ocupado toda esa información que se almacena en la escuela. Pero, no se puede hacer nada sabiendo que los productores televisivos tienen como principal propósito abarcar todos los sentidos del consumidor, en este caso niños y adolescentes.

Referencia APA del texto consultado: Detrés, C. (1995). “Televisión Sus efectos en niños y adolescentes”, España: CLIE

Reporte de lectura 6

Un nuevo capítulo dedicado únicamente a analizar las repercusiones que tiene la televisión sobre la salud. Aunque ya se había hablado anteriormente del daño de la programación televisiva sobre muchos factores ahora se aportan más datos y consejos. Aunque se ha comprobado que un porcentaje alto de niños no entienden el mensaje directo de los comerciales, la influencia sobre lo que quieren es muy alta, además que la edad no deja luchar a nivel mental contra lo que la televisión quiere provocar. Cada vez aumenta el daño que se provoca sobre los niños a nivel salud; y las organizaciones que deben de velar por la certificación del contenido: o no hacen su trabajo, o se dan por vencidos. Los puntos que más se tocan en los niños son: la alimentación y el comportamiento. En los comerciales se muestran padres contentos de que sus hijos consuman azúcar y que estén hiperactivos lo que hace que hasta los padres tengan la idea de que con esos alimentos llenos de nutrientes chatarra, todo será feliz.

Referencia APA del texto consultado: Detrés, C. (1995). “Televisión Sus efectos en niños y adolescentes”, España: CLIE

Reporte de lectura 4

En este fragmento del libro, se habló sobre cuatro tipos de familia y cómo son influenciadas por la televisión; las clasificaciones son: Laissez Faire, Familia protectora, Familias consensuales y Familia pluralista; esta última se califica como la mejor entre todas, ya que la relación intrafamiliar que existe está basada en la comunicación y además se logra que el niño tenga autocontrol sobre lo que ve. Es impactante saber que el niño puede no haber nacido aún pero ya estar siendo influenciado por los sonidos de la televisión, por lo que la mayoría de las veces se convertirá en un hábito el estar pegado a la televisión. Se ha comprobado que en la mayoría de las familias la comunicación es casi nula o que si existe comunicación gran parte de ella se efectúa mientras se ve la televisión, se dice que es aquí también donde el contacto físico entre la familia puede aumentar. Pero para comprobar que no es la mejor manera de comunicarnos, existen estudios que dicen que provoca mayor influencia en los niños y adolescentes lo que ven y no lo que digan sus padres.

Referencia APA del texto consultado: Detrés, C. (1995). “Televisión Sus efectos en niños y adolescentes”, España: CLIE

 

Reporte de lectura 3

Comúnmente pensamos que el material que consumen los niños y adolescentes es regulado de acuerdo a lo que puede ser apto para ellos; es difícil establecer una línea que establezca qué es moral y lo que no lo es, por lo tanto la responsabilidad cae sobre los padres que pueden ser un medio de rescate para que los niños y adolescentes no ensucien sus mentes; a pesar de esta gran responsabilidad, es increíble ver cómo el niño conforme crece va tomando el control de lo que quiere ver, esto implica que la mayoría de las veces el niño elije sin que alguno de los padres esté presente, esto genera descontrol y mala información. Es asombrosa la manera en que los niños se acostumbran cada vez más a escenas con contenido sexual fuerte o violencia.

Referencia APA del texto consultado: Detrés, C. (1995). “Televisión Sus efectos en niños y adolescentes”, España: CLIE

Reporte de lectura 2

Hablamos en el fragmento anterior que aunque se pida la reducción de contenido dañino en la televisión, solo vemos aumento. Así mismo crece la cantidad de personas que están expuestas a la televisión lo que hace que el daño sea más notorio. Es impresionante ver cómo crece el promedio de la cantidad de horas de televisión vistas por una persona; esto es hablar de más de 5 horas por día en los casos extremos. En Estados Unidos de América más del 78% de las familias utilizan la televisión como niñera, esto provoca que los niños solo tengan una opción para adquirir los valores, y esta es la televisión.

Referencia APA del texto consultado: Detrés, C. (1995). “Televisión Sus efectos en niños y adolescentes”, España: CLIE